- Reflexión social grupal: la mirada social de las cuestiones personales.
Encuentros semanales que abordan grupalmente temáticas claves de nuestra vida: trabajo y profesión, aceleración de los tiempos, creencias y valores, cuerpo y belleza, entre otros. Se parte de conceptos opuestos al del psicoanálisis, la meditación y las terapias holístico-energéticas basadas en una concepción individualista de sociedad. Allí nuestro YO "interactúa" o se "conecta" con el medio considerado inmodificable, y por ende el objetivo es “lograr el equilibrio” mediante cambios personales de actitud o técnicas de autoayuda que nos adaptan "positivamente" a un mundo voraz. La Reflexión Social parte del YO social –las múltipes RELACIONES SOCIALES que nos constituyen- y considera imposible "dejar afuera al mundo y arreglar mi yo". En lugar de "nuestra actitud hacia el trabajo" vemos "el trabajo en la sociedad actual", recurriendo a la antropología, la sociología, la economía política y la historia. Crítica y debate son los pilares. No se apunta a lograr un "equilibrio" pues contradicciones y conflictos se consideran elementos movilizadores de la autoestima y la voluntad. Las actividades planteadas motivan cambios positivos de perspectiva social y personal sin exponer la vida privada del asistente inventando problemas psíquicos o creando universos místicos.